La condena del Barcelona

Desde que Xavi se hizo cargo del Barcelona, se nota un intento por parte del equipo de darle la vuelta a la situación. En ocasiones, como el partido contra el Granada, no se consigue, pero poco a poco se va viendo una cierta mejoría. El equipo ha sumado 15 de 24 puntos posibles. Sin embargo, Xavi sigue teniendo todavía mucho trabajo por delante. El bloque sigue adoleciendo de algunos problemas evidentes. Errores que le condenan.

Los goles a balón parado

Los tantos de estrategia están siendo un gran problema. Desde que Xavi llegó al equipo, los azulgranas han encajado en LaLiga ocho dianas y la mitad de ellas han sido fruto del balón parado. En concreto, los dos tantos contra Osasuna, el de David García llegó tras una falta y el del Chimy Ávila después de un córner, el de Papu Gómez del Sevilla, también de saque de esquina, y el del sábado del Granada. Por lo tanto, al bloque azulgrana le están penalizando mucho este tipo de acciones.

Finales letales

La desconexión que sufre el Barcelona en muchas rectas finales de los encuentros la acaba pagando muy cara. Es uno de los grandes problemas que debe solucionar Xavi de forma inmediata. En LaLiga, los culés han encajado tantos en los últimos 15 minutos en cuatro encuentros de los ocho que lleva el exmediocentro en el banco. Contra el Villarreal, Chukwueze anotó en el 76 el 1-1, pero el cuadro culé reaccionó y terminó sumando los tres puntos. No tuvo tanta suerte en el compromiso contra Betis y Osasuna. Contra el Granada se repitió la historia. En los últimos compases han dejado escapar siete puntos.

Muy blandos

El Barcelona se muestra frágil en defensa. Desde que está Xavi al mando, sólo han conseguido dejar la portería a cero en un par de encuentros (Espanyol y Mallorca). Se trata de un problema de conjunto, aunque los principales señalados son Ter Stegen y los defensas. En alguna ocasión se ha atisbado la presión que Xavi quiere que los suyos ejerzan en campo rival, pero ha sido intermitente.

La brecha con el líder

La distancia en la clasificación también puede pasar factura. Cuando Xavi cogió al equipo, y tras el empate en Vigo, los catalanes estaban a 12 puntos del líder, el Real Madrid. Ahora esa distancia llega hasta los 17. Eso sí, el objetivo de meterse en Champions está más cerca ahora.

La inocencia

Xavi lo definió en la sala de prensa de Los Cármenes como "falta de experiencia". Se trata de la incapacidad de manejar los partidos. Lleva pasando durante todo el curso que el Barça no es capaz de contemporizar cuando hace falta. De ahí los sustos en las rectas finales. De no saber manejar los tempos. Algo en lo que, precisamente, Xavi fue un experto como jugador.

« Yanquis designan a Rachel Balkovec como manager en su filial Clase A Baja - Nasser Al-Attiyah, penalizado por no llevar los cinturones correctamente abrochados »

Ingresar al Sistema
Bienvenido:

Twitter
Calculadora
Consultar Ticket