Esta joven estrella está bateando como Ichiro

Una base a la vez, el venezolano Luis Arráez está armando una notable temporada, una campaña que tiene pocos precedentes en la historia de las Grandes Ligas.

El infielder de los Twins tiene un OPS+ de 160 y una línea ofensiva de .361/.443/.439 en el 2022, lo que significa que ha sido 60% mejor que un bateador promedio (ajustando para considerar los factores de cada estadio).

Arráez lidera a las Mayores en promedio de bateo y OBP, y en términos de OPS+, está produciendo a un nivel mejor que cañoneros como Pete Alonso (OPS+ de 157), el dominicano Vladimir Guerrero Jr. (145) y Giancarlo Stanton (142).

Ha logrado hacer todo eso a pesar de que apenas 10 de sus 74 hits (sólo el 13.5%) han sido extrabases, incluyendo tres jonrones.

En la época de la bola viva (desde 1920), sólo cuatro jugadores de la Liga Americana o la Liga Nacional que calificaron para optar al título de bateo (cinco ocasiones en total) han finalizado una temporada con un OPS+ de 120 o mejor consiguiendo a la misma vez una tasa de X/H% (extrabases entre el total de hits) de 15% o menor (según Stathead):

Taffy Wright, 1947 (OPS+ de 123, 13.1 X/H%)
Richie Ashburn, 1948 (OPS+ de 123, 14.9 X/H%)
Willie Randolph, 1991 (OPS+ de 126, 12.1 X/H%)
Ichiro Suzuki, 2004 (OPS+ de 130, 14.1 X/H%)
Ichiro Suzuki, 2007 (OPS+ de 122, 14.7 X/H%)

La campaña del 2004 fue una de las mejores de la carrera de Ichiro. El outfielder de los Marineros impuso el récord de hits en una temporada ese año con 265, de los cuales 225 fueron sencillos. Encabezó a la Gran Carpa con un promedio de bateo de .372 y puso el mejor OPS+ de su carrera, la mejor marca entre los cinco jugadores listados arriba.

De nuevo, el OPS+ de Arráez es de 160, así que está al borde de la historia.

Aunque Arráez nunca ha bateado así de bien en temporadas anteriores, poner un promedio de bateo alto no es nada nuevo para el jugador de 25 años. Arráez disputó el juego 300 de su carrera el 15 de junio y al terminar el mismo su promedio de por vida estaba en .320, una de las mejores marcas para un jugador después de 300 cotejos en la era de la expansión (desde 1961).

Mejor AVG tras 300 juegos desde 1961

Mínimo 1,000 viajes al plato

.352 -- Wade Boggs
.339 -- Ichiro Suzuki
.333 -- Mike Greenwell, Bill Madlock
.329 -- Tony Gwynn
.327 -- Ralph Garr
.325 -- Fred Lynn
.321 -- Albert Pujols, Alex Rodríguez, Rico Carty
.320 -- Luis Arráez

Habrán notado que el nombre de Ichiro sigue apareciendo en esta nota, lo que dice mucho de Arráez.

Los dos no solo tienen destrezas similares en el plato. Recientemente también aprendimos que Ichiro considera a Arráez su bateador zurdo favorito entre los jugadores activos, y la semana pasada tuvieron la oportunidad de conocerse cuando los Twins visitaron a Seattle para jugar ante los Marineros.

“Es algo muy grande”, dijo Arráez. “Yo no sabía que había pensado en mí. Me emociona porque yo sé que soy un buen bateador, ¿pero como él? No lo creo. Ichiro fue un bateador realmente bueno”.

Puede que Arráez no quiera ponerse en el mismo nivel que el futuro miembro del Salón de la Fama, pero su temporada del 2022 ciertamente nos recuerda a la mejor versión de Ichiro, pues se ha convertido en uno de los toleteros más productivos del juego a pesar de su poco poder. Así es que lo ha logrado:

Hace mucho contacto (y evita hacer contacto débil)

La capacidad de Arráez para pegarle a la pelota cuando hace swing es algo casi único en esta época.

Durante su carrera, Arráez les ha hecho swing a 2,123 pitcheos y sólo ha fallado 200 de ellos. Esa tasa de swings en blanco de 9.4% es la más baja en MLB (mínimo 500 swings) desde 2019, el año en el que hizo su debut. En ese mismo lapso, la tasa promedio de swings en blanco en MLB es de 25.8%. El 8.8% que exhibe Arráez esta temporada es casi tres puntos mejor que la del bateador más cercano, el dominicano José Ramírez de los Guardianes, entre aquellos toleteros que han hecho al menos 400 swings.

En consecuencia, Arráez también es extremadamente difícil de ponchar, con una tasa de ponches vitalicia de 9%, bien por debajo del promedio de las Grandes Ligas (23% desde el 2019).

Pero nadie se convierte en buen bateador sólo porque hace contacto. La calidad de esos batazos también es importante.

Usualmente, solemos ver la tasa de batazos duros de un bateador (el porcentaje de pelotas bateadas con una velocidad de salida de 95 mph o más) y la tasa de macetazos o barrels (el porcentaje de bolas bateadas con la combinación idea de velocidad y ángulo de salida, que típicamente se convierten en jonrones y extrabases) para determinar si está haciendo contacto de calidad.

Arráez no aparece bien ubicado en ninguna de esas métricas, ubicándose en el octavo percentil (o apenas mejor que el 8% de los toleteros calificados) en tasa de batazos duros y en el percentil 18 (mejor que el 18%) en tasa de macetazos.

Sin embargo, si analizamos el tipo de contacto que hace Arráez, y también tomamos en cuenta el que evita, podemos ver por qué batea un promedio tan alto. (Las listas que presentamos a continuación están conformadas por más de 250 jugadores con al menos 100 pelotas bateadas este año).

  • Tiene un 31.4% de fuego/suave, noveno mejor en MLB. Esta clasificación consiste en los rodados bien conectados y en los elevados de poca fuerza. Estos batazos no ayudan en las listas de macetazos, pero tienden a encontrar espacios entre los infielders y por delante de los patrulleros. Arráez batea .845 (de 58-49) en “fuegos” y “suaves” este año.
  • Tiene una tasa de 27.6% de líneas, igualado en el puesto 41 de MLB. Arráez tiene de 51-41 (.804) en líneas bateadas este año.
  • Tiene una tasa de contacto débil de apenas 1.1%, igualado en el 16to mejor puesto en MLB. Esta clasificación consiste en las pelotas conectadas con una velocidad de salida extremadamente lenta (menos de 60 mph). Las conexiones bajo esta etiqueta generan un promedio de .191 a lo largo de la liga.
  • Tiene una tasa de elevados en el cuadro de 1.6%, igualado en el 10mo mejor puesto en MLB. Estos elevados son casi tan malos como un ponche, generando un promedio de bateo de .020 en la liga.

Batea por todo el terreno

El ascenso y popularidad del shift, o formaciones defensivas especiales, les han hecho el trabajo más difícil a los bateadores. Los defensores conocen las tendencias de sus rivales y se posicionan en el terreno acorde a eso.

Sin embargo, el venezolano es básicamente intocable por esta estrategia. Ha enfrentado el shift en apenas el 3% de los pitcheos que ha visto en el 2022.

Menor cantidad de shifts ante bateadores zurdos, 2022

Mínimo 400 pitcheos en contra

1. Raimel Tapia (TOR): 0.6%
2. Luis Arráez (MIN): 3%
3. Nicky López (KC): 3.7%
4. Leury García (CWS): 7.4%
5. Luis González (SF): 7.5%

Las formaciones defensivas no afectan a Arráez porque puede hacerlos pagar con esa habilidad, estilo Ichiro, de batear la bola hacia todo el terreno.

Entre 253 bateadores que han puesto al menos 100 pelotas en juego en el 2022, el venezolano de 25 años es uno de apenas 25 jugadores que han bateado hacia su banda contraria en al menos el 29.7% de las veces.

Hacia su banda: 29.7%, promedio de .309
Por el centro: 40.5%, .453
Banda contraria: 29.7%, .418

Obliga a los lanzadores a tirar strikes

Muchos jugadores con tasas de ponches bajas limitan su cantidad de abanicados al intentar hacer swing temprano, evitando llegar a turnos de dos strikes. Ese no es el caso de Arráez.

Tiene la segunda tasa más baja de swings ante el primer pitcheo (15.3%) en MLB (mínimo de 200 veces al bate) en esta temporada. Pocas veces expande su zona, algo que queda en evidencia con su tasa de 22.7% de swings a pitcheos fuera de la zona de strike, bien por debajo del promedio de las Mayores de 28.6%.

En general, los bateadores de Grandes Ligas lucen mejor cuando la cuenta está a su favor, y Arráez se ha visto por detrás sólo en el 23.1% de las veces en el 2022. Está bateando .368 cuando está por delante en la cuenta. Sin embargo, a los lanzadores no les ha ido muy bien cuando son ellos los que tienen la ventaja, permitiéndole a Arráez batear para .344 cuando los pitchers tienen la ventaja en la cuenta y .306 cuando lo ponen en dos strikes.

Cuando no ve el pitcheo que quiere, no se obliga a batear. Está negociando boletos con una frecuencia del 11.9%; 2.9 puntos mejor que el año pasado.

Arráez se ha convertido en un bateador élite para los Twins y ahora está en busca de su primer llamado al Juego de Estrellas.

Como mínimo, sabemos que cuenta con el voto de Ichiro.

« Djokovic y Nadal solo se podrán ver las caras en la final de Wimbledon - La selección Vinotinto femenina jugará con Chile »

Ingresar al Sistema
Bienvenido:

Twitter
Calculadora
Consultar Ticket